El coaching es un excelente medio para influenciar e inspirar a los trabajadores, supervisores y a los gerentes de los niveles Media y Alta, motivándolos a facilitar los procesos de transformación individuales o grupales, que permitan: el logro de objetivos, el desarrollo  del liderazgo, así como la intuición, el pensamiento sistemático y holístico, la capacidad de observación e interpretación de la realidad; también desarrolla la capacidad de escucha y de comunicación trascendente, la capacidad creativa y las competencias necesarias para el crecimiento productivo de la empresa. Estas técnicas son aplicables a las organizaciones cuando el trabajador tenga la disposición personal de darle sentido a su desempeño y a los objetivos de la empresa. ¿Por qué hay trabajadores que alcanzan las metas planteadas y otros no? Puedes ser parte de los trabajadores efectivos en tu empresa:

 

  • Satisfacer tus necesidades autenticas sin miedo ni culpa; un sentimiento que de no satisfacerse, produce angustia o tensión… pero si se satisface, crea una sensación de bienestar».
  • Asumir la responsabilidad de tu vida laboral, todo empieza y termina en ti. Lo que hagas lo calibras tú, lo manejas tú, lo dejas y lo tomas tú, todo lo que te pasa con los demás depende de ti, tú lo permites.
«Atraigo lo que soy….exclusivamente depende de ti lo que eres, lo que haces y lo que tienes»
Coach Pepe Bazalar
  • Haz que las cosas sucedan.- Y el primer paso para que se accionen los deseos en el trabajo es dejar las justificaciones y excusas de lado, y convencerte que si puedes hacerlo, que si eres capaz, que estás preparado, que eres de los excelentes, si hay trabajadores óptimos y tú también eres de ese grupo. En segundo lugar, analizar aquellas cosas que estabas haciendo y decidir la posibilidad de hacerlo de otro modo. En tercer lugar, tener en cuenta las oportunidades que te da el trabajo de aprender y aportar. En cuarto lugar, planifica y revisa las acciones de esa planificación para mejorarlas; se trata de avanzar integrado a la visión y misión de la organización.
  • Persiste hasta lograrlo.- La persistencia es y será siempre la clave para alcanzar las metas establecidas; podrías tener la meta más gloriosa de la historia, con un magnífico plan de trabajo, pero si te niegas a continuar, nunca alcanzarás esa meta. La persistencia es simple, pero no es fácil; la usarás cuando las herramientas y recursos planteados no te han dado resultado. La forma y el estilo de persistir dependen de ti, hazlo derecho o torcido, pero persiste; si te cansas, o nada funcione, si aparecen obstáculos imprevistos o agigantados impenetrables, es como la llave que abre todas la puertas.
«Cae siete veces, levántate ocho»
Proverbio Japonés.
  • Disfruta del logro alcanzado: Disfrutar de la meta alcanzada te permite plantearte otras con el espíritu de alcanzarlas. «Generar cualquier cosa que tenga valor demanda un montón de trabajo duro, concreto, consistente «Disfruta del camino y deléitate llegando al destino que te has fijado». — Gabriel Sandler